Investigación: La mitad del cuadrado, anexos.

Los contenidos matemáticos


El trabajo que se propone en la mitad del cuadrado abarca la mayoría de los contenidos geométricos de tercer curso de ESO propuestos en el decreto que establece las enseñanzas mínimas para todo el Estado. En las ideas expuestas se desarrollan de forma muy detallada al menos seis de los ocho contenidos que aparecen en el decreto ministerial.

  • Determinación de figuras a partir de ciertas propiedades. Lugar geométrico.
  • Aplicación de los teoremas de Tales y Pitágoras a la resolución de problemas geométricos y del medio físico.
  • Traslaciones, simetrías y giros en el plano. Elementos invariantes de cada movimiento.
  • Uso de los movimientos para el análisis y representación de figuras y configuraciones geométricas.
  • Reconocimiento de los movimientos en la naturaleza, en el arte y en otras construcciones humanas.
  • Curiosidad e interés por investigar sobre formas, configuraciones y relaciones geométricas.
 


Alguno de estos contenidos es mucho más difícil de conseguir con libro, lápiz y papel que con los programas de GD.


También hay contenidos de otros bloques, especialmente los algebraicos con la obtención de las expresiones literales que se utilizan como fórmulas para el cálculo de longitudes y de áreas. Este trabajo favorece que el alumno valore la precisión, simplicidad y utilidad del lenguaje algebraico para resolver diferentes situaciones prácticas.


El currículo de la LOE incluye además una colección de contenidos comunes a todos los bloques que en muchos casos quedan ocultos detrás de la amalgama de ejercicios que vienen detrás de cada lección. En la mitad del cuadrado siempre están presentes los siguientes contenidos, tan matemáticos como las fracciones o el teorema de Thales:

  • La planificación y la utilización de estrategias en la resolución de problemas,
  • La descripción verbal de relaciones cuantitativas y espaciales, y procedimientos de resolución utilizando la terminología precisa.
  • Confianza en las propias capacidades para afrontar problemas, comprender las relaciones matemáticas y tomar decisiones a partir de ellas.
  • Perseverancia y flexibilidad en la búsqueda de soluciones a los problemas y en la mejora de las encontradas.
  • Utilización de herramientas tecnológicas para facilitar los cálculos de tipo numérico, algebraico o estadístico, las representaciones funcionales y la comprensión de propiedades geométricas.
 


También están presentes otros contenidos que no son propios del tercer curso y en algunos casos ni siquiera pertenecen a la etapa obligatoria de la Secundaria, pero que algunos alumnos que tienen especial capacidad o interés serán capaces de iniciar.